Nunca es demasiado tarde para encontrar tu vocación: ser feliz.

Amigos, en los últimos seis meses del 2015 he experimentado la increíble emoción de volver a sentirme enamorada. Las maripositas se han adueñado de mi estómago y los escalofríos de tan placentera sensación volvieron a recorrer mi espalda. ¿Habéis sentido alguna vez algo así? Pero, ¿sabéis cuál fue la diferencia? Que esta vez, ese enamoramiento, esas maripositas, esos escalofríos, se debían a haber encontrado, por fin, mi vocación: ¡¡¡ser coach!!! Continuar leyendo “Nunca es demasiado tarde para encontrar tu vocación: ser feliz.”